Las galletas son perfectas con bebida de avena, incluso las cookies informáticas. ¿Acepta que usemos galletas en esta página? ¿Galletas?

El cambio no es fácil.

Oatly fue fundada sobre la idea del cambio. Nuestra única razón de ser ha sido y será la de traer el cambio y la transparencia a un sistema alimentario que es actualmente responsable del 25% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, de las cuales la mitad provienen de la industria cárnica y láctea.

Nuestra idea es ofrecer opciones de origen vegetal tan increíbles que el público general no sienta rechazo al comerlas. Al hacerlo, podemos desencadenar un cambio hacia un mundo más sostenible. Este viaje, sin embargo, ha dado lugar a muchas decisiones difíciles e incómodas. En muchas ocasiones, nos hemos encontrado pisando los pies tanto de nuestros amigos como de aquellos que no están de acuerdo con nuestra misión, y ahora lo hemos hecho de nuevo.

Esta vez se trata de nuestra última financiación, concretamente de los 400 millones de dólares que hemos recibido para seguir creciendo de la forma más sostenible posible mientras la demanda de nuestros productos sigue disparándose tanto en nuestros mercados actuales como en los nuevos. Este dinero nos permitirá construir fábricas en Europa, EE.UU y Asia siguiendo los mismos altos estándares de nuestros centros de producción existentes. El préstamo de 200 millones de euros fue garantizado a través de un préstamo bancario "green-deal" en el que nos comprometemos, según las condiciones del préstamo, a garantizar que todas nuestras inversiones se destinen a soluciones sostenibles. Los otros 200 millones vinieron a través de una inversión de Blackstone, una elección de inversión que está generando titulares sensacionalistas en un mundo en el que los debates se han vuelto peligrosamente polarizados, todo es blanco o negro. Pero nuestra forma de pensar al trabajar con Blackstone ha sido totalmente opuesta a la concepción de blanco o negro; fue un proceso intenso, matizado y en línea con la forma en que a menudo hemos pensado en el cambio.  

En el pasado, cuando éramos una pequeña compañía de leche de avena en el campo sueco, nos hicimos esta pregunta: ¿Qué podemos hacer para llevar a cabo un cambio en una industria que genera el mayor impacto en el planeta? ¿Debemos seguir vendiendo nuestros productos únicamente a través de tiendas especializadas en salud, productos orgánicos y veganos, que siempre nos han apoyado? O, ¿deberíamos estar donde la gente está y llegar también a los supermercados? El único problema de estar en los supermercados era que una parte significativa de sus ingresos se generaba a través de la venta de carne y productos lácteos. ¿Pero qué pasaría si pudiéramos mostrar a los supermercados que colaborando podemos aumentar nuestros beneficios y los suyos y al mismo tiempo abrir una nueva categoría con gran potencial? Nuestra apuesta era que eso daría lugar a una mejor y mayor distribución de los productos vegetales, lo que en última instancia daría lugar a que más personas los descubrieran, entendieran sus beneficios y luego ajustaran sus hábitos alimentarios. Como somos una empresa sostenible que busca crear el mayor cambio posible, apostamos por los supermercados. Y hasta ahora, parece que nuestra apuesta está empezando a funcionar.  

El mismo razonamiento nos llevó a la conversación con Blackstone para asegurar una financiación sostenible. Blackstone es como el mayor supermercado del sector de capital privado. Pensamos que si pudiéramos convencerles de que invertir en una empresa sostenible como Oatly es rentable (y a largo plazo aún más), entonces todas las demás empresas de capital privado del mundo mirarían, escucharían y comenzarían a dirigir sus fondos de inversión (4 billones de dólares de EE.UU) hacia inversiones verdes. Hoy en día, solo una pequeña fracción de todo ese capital de riesgo termina en inversiones sostenibles. Si hubiéramos elegido un inversor ecológico especializado para la financiación, nos habríamos convertido en una parte mínima de esa mínima fracción, quedando así fuera del radar de las principales empresas de inversión y sin ninguna influencia en el cambio a inversiones en las empresas ecológicas. 

En cambio, nuestra apuesta es que cuando la inversión de Blackstone en nuestro movimiento sostenible basado en la avena les traiga mayores beneficios de los que hubieran podido obtener en otros lugares (como, por ejemplo, de la industria cárnica y láctea, que son una de las principales causas de la deforestación en el Amazonas hoy en día) esto enviará un potente mensaje a los mercados mundiales de capital privado, uno escrito en el único idioma que nuestros críticos afirman que escucharán: el beneficio. 

Si queremos tener en algún momento la oportunidad de alcanzar los objetivos climáticos mundiales de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% antes de 2030 y llegar a las emisiones netas cero para 2050, tenemos que hablar un idioma que los mercados de capitales puedan entender. Hacerlo puede desencadenar potencialmente un flujo masivo de capital de la producción de gas, petróleo y soja en el Amazonas hacia proyectos y empresas más verdes. Con el capital privado mundial trabajando hacia un futuro verde, tenemos realmente una oportunidad de salvar el planeta para las generaciones futuras. Pero el reloj está corriendo y el momento de actuar es ahora, no mañana. 

Conseguir que una empresa como Blackstone invierta en nosotros es algo en lo que hemos estado trabajando para crear el mayor cambio en beneficio del planeta. Desde la perspectiva de la sostenibilidad, estamos convencidos de que ayudar a cambiar el enfoque del capital masivo hacia unos más sostenibles es potencialmente lo más importante que podemos hacer por el planeta a largo plazo. Nos hemos dado cuenta de que no todos compartís este punto de vista o estáis de acuerdo en que es el camino correcto para crear un mundo más sostenible. Está bien. Esperamos poder seguir compartiendo el mismo objetivo final de un mundo mejor y más sostenible, y que seamos capaces de trabajar juntos hacia ese objetivo de cualquier forma a nuestro alcance.

/Oatly